La epilepsia es uno de los trastornos neurológicos más comunes y se caracteriza por afectar a personas de todas las edades. Se trata de una enfermedad del sistema nervioso central que se produce por el funcionamiento anormal esporádico de un grupo de neuronas.

Su principal síntoma son las crisis de epilepsia, en las cuales los afectados convulsionan durante unos segundos o pocos minutos. Estas crisis se originan por un exceso de actividad eléctrica de las células cerebrales y pueden provocar dificultad para moverse, desorientación, problemas para hablar o incluso pérdida de la visión durante los primeros momentos tras el ataque.

Según la zona del cerebro a la que afecte, distinguimos dos tipos de ataques epilépticos: parciales, la actividad comienza en una sola parte del cerebro aunque puede extenderse posteriormente; o generales si afecta a la totalidad del cerebro.

¿Qué hacer ante una crisis de epilepsia?

Lo primero de todo es mantener la calma y proteger al afectado de posibles caídas o golpes como consecuencia de las convulsiones.

Además, la Federación Española de Epilepsia recomienda colocar a la persona de costado para facilitar la expulsión de líquidos por la boca, así como controlar la duración del ataque (si dura más de 5 minutos hay que llamar a emergencias). Una vez haya finalizado, deberemos acompañar al afectado hasta que se recupere.

Al contrario de lo que muchas personas piensan, bajo ningún concepto se debe forzar a la persona para que abra la boca ni introducir nada en su interior, ya sea agua, alimentos o medicación. Tampoco se debe intentar despertar a la persona ni trasladarla de lugar.

Tratamiento

Existen diversos fármacos anti convulsionantes que son útiles para controlar la epilepsia y reducir el número de ataques. Los estudios más recientes aseguran que estos tratamientos funcionan exitosamente en el 70% de los casos.

En aquellas ocasiones en las que no funcionan los medicamentos se debe recurrir a la cirugía.

Si sufres epilepsia, visita a nuestro especialista en Neurofisiología para saber qué tipo de tratamiento es el más adecuado para ti. Ponte en manos de nuestros expertos y consigue mejorar tu calidad de vida y tu salud.