Llega Semana Santa y con ella muchos inauguramos la temporada de piscinas y las playas. Pero antes de ponerte el bañador y darte un chapuzón, es necesario que tengas en cuenta una serie de recomendaciones que tienen que ver con la salud de tus pies.

Las verrugas plantares o papilomas

Las verrugas plantares o papilomas son pequeñas lesiones que aparecen en la planta de los pies. Se trata de una tumoración benigna provocada por el virus del papiloma humano (VPH). 

Se contagian mediante contacto directo con el virus o con el tejido descamativo de este y afecta a cualquier persona, sobre todo a la población con edades comprendidas entre los 12 y los 16 años y a aquellas que sufren estrés o son inmunodeficientes. El papiloma se manifiesta cuando existe una bajada de las defensas.

Síntomas principales

Existen diversos factores que nos ayudarán a identificarlos:

  • Son dolorosos al pellizcar pero no al andar.
  • En ocasiones, aparece alrededor un halo de color blanquecino.
  • Se pueden observar puntitos negros, que corresponden a los vasos sanguíneos.
  • Surge en zonas de roce, donde la piel está más débil, como el talón o los metatarsianos. 
  • La verruga, a diferencia de otras, crece hacia dentro ya que se aplasta al caminar.

¿Cómo podemos evitar las verrugas plantares o papilomas?

El virus del papiloma está presente en las piscinas y en las playas, que encuentran en las duchas y vestuarios un lugar ideal para vivir. Por eso, es necesario extremar las precauciones y usar siempre cholas o calcetines de agua para evitar su contagio.

Asimismo, se debe emplear diariamente crema hidratante que ayude a prevenir la formación de grietas o cortes que faciliten la entrada del virus.

De igual forma, se debe huir del calzado cerrado en verano y utilizar calcetines que favorezcan la transpiración.

Aunque no se trata de una patología grave, las verrugas plantares son muy dolorosas y deben ser tratadas siempre por un especialista que valore la mejor solución.