¿Velcro o cordones? Una de las muchas dudas que les pueden surgir a los padres a la hora de comprar los zapatos de sus hijos es qué tipo de cierre comprar.

En Clínica Weyler queremos garantizar la salud de tu hijo, por eso te ofrecemos algunas recomendaciones que te ayudarán a decidir.

Consejos para elegir el tipo de calzado infantil

Elegir un zapato adaptado a su edad, a su talla y a las condiciones de su pie es fundamental para garantizar el correcto crecimiento del niño. No se trata de elegir el tipo de calzado que más nos guste, ya que su función principal no es la estética sino su desarrollo motor y físico.

En las guarderías, centros infantiles y durante los primeros años de colegio, lo normal es optar por un calzado con cierre de velcro. El motivo principal que son más fáciles de poner y quitar, les da autonomía al hacerlo ellos mismos y, además, reducen el riesgo de caídas.

A partir de los 4 o 5 años, será el momento de pasar a los cordones. El cambio deberá hacerse con paciencia para que el niño se adapte y aprenda a atar el nuevo tipo de cierre. La razón que motiva al cambio de calzado es que los cordones dan más sujeción que el velcro, por lo que si el niño corre o juega va a tener más protección en cada movimiento, además de mayor estabilidad.

De igual forma, la mayoría de calzado para niños y niñas más mayores solo viene con cierre de cordones, por lo que deberán acostumbrarse a utilizarlo.

Si tienes dudas sobre qué tipo de calzado necesita tu hijo, lo mejor es que acudas a nuestra clínica. El podólogo analizará el pie y te asesorará sobre cuál es la mejor elección.