La diabetes se produce cuando los niveles de azúcar (o glucosa) en la sangre están aumentados. Esto se ocasiona cuando el páncreas no produce la suficiente insulina, que es la hormona encargada de regular el azúcar en la sangre, o cuando el organismo no la utiliza de una forma eficaz.

En España, esta enfermedad afecta al 14% de la población, es decir a más 6 millones de personas, de las que cerca de 2 millones no lo saben aún.

Tipos de diabetes

Podemos diferenciar dos tipos principales de diabetes:

  • Diabetes tipo 1: es una de las enfermedades crónicas infantiles más comunes y se manifiesta cuando el páncreas pierde su capacidad para producir insulina. En este caso, es el propio sistema inmune el que ataca y destruye las células encargadas de producir esta hormona. A pesar de que las causas se desconocen, se suele relacionar con el factor genético.
  • Diabetes tipo 2: suele estar presente en las personas mayores de 40 años, pero cada vez se dan más casos en jóvenes. A diferencia de la anterior, en este tipo de diabetes el páncreas no pierde su capacidad de producir insulina pero el organismo no es capaz de responder a esa hormona.

Entre sus causas encontramos el factor genético o un mal estilo de vida, caracterizado por el sedentarismo y la obesidad.

Además, también debemos destacar la existencia de otras tipologías como la diabetes gestacional. Se produce en las mujeres durante la última fase del embarazo y lo normal es que desaparezca una vez dan a luz, aunque tendrán riesgo de padecer diabetes de tipo 2 en el futuro.

Principales efectos

Si la diabetes es detectada rápidamente puede ser controlada con un tratamiento de una forma eficaz. Sin embargo, si no se administra ningún tipo de tratamiento puede provocar graves consecuencias para la salud:

  • Daños visuales: puede ocasionar glaucoma en la vista o retinopatía diabética. En los casos más graves el afectado puede sufrir hemorragias y otro tipo de lesiones que pueden causar ceguera permanente.
  • Pie diabético: es una de las especialidades que tratamos en nuestro servicio de Podología. Se presenta en forma de heridas infectadas, pérdida de sensibilidad y la frecuente aparición de úlceras. La mayoría de las heridas surgen por la disminución de la sensibilidad del pie. Es importante que, si observa una úlcera, acuda lo antes posible a un especialista para que la cure y diseñe el tratamiento personalizado más adecuado.
  • Problemas renales: la diabetes hace que la glucosa se quede en la sangre, lo que provoca que los desechos no se puedan eliminar eficientemente. Esto puede causar una infección renal, conocida como nefropatía diabética.
  • Neuropatía: es la responsable de daños en el sistema nervioso. En un primer lugar afecta a los nervios de las piernas y después a los brazos y las manos.

A pesar de que la diabetes afecta tanto a los hombres como a las mujeres, lo cierto es que sus consecuencias son mucho más graves para ellas y sitúan a esta patología como la cuarta causa de mortalidad.

Si piensas que puedes padecer diabetes o si la padeces actualmente y necesitas un tratamiento eficaz, acude a nuestra clínica y te ayudaremos.